“Ahora que tengo más tiempo para hacer todo lo que me había propuesto, no siento las ganas” ¿Te está pasando?

En estos momentos muchas personas recomiendan una rutina de ejercicios, un libro, una serie, un curso online y aún así, con todas las herramientas prácticas que hay y el tiempo libre durante la cuarentena, no siento ganas de hacerlo, ¿te sucede?, ¿es normal?

Pues, querida o querido, te comento que SÍ es muy común y no tiene nada de malo hacer una pausa y descansar. ¿Sabes que sí puede ser nocivo para nuestra salud? La:

La psicóloga, Andrea Padrón (@andrepadron), nos comenta que podemos llamarlo híper-productividad o ser auto-exigentes y algo que influye mucho en esto son las redes sociales, en donde se suele mostrar lo mejor que tenemos. La mayoría de las personas están publicando los ejercicios que hacen, la productividad que tienen, los nuevos hábitos que han generado en estos días y no tanto el “bueno, hoy me sentí mal, hoy estoy triste, hoy no tengo muchas ganas de hacer esto”, sin embargo, también de manera más directa podemos comparamos erróneamente hasta con personas que tengamos alrededor y presionarnos por querer crear el mismo hábito que estamos observando porque de lo contrario, nos sentimos fracasados.

“En este momento, las redes sociales están enviando mucho ese mensaje de que si no generas una habilidad nueva o si no aprendes algo nuevo, perdiste el tiempo. También hay mucho bombardeo de información que es poca objetiva con la realidad y hace pensar a muchos que sus creencias están erróneas, pero la realidad es que si no me conozco lo suficiente, si no genero ese autoconocimiento y sé qué sí, que no, cuándo sí y cuándo no, es más complicado no dejarme llevar por eso y es cuando genero esa auto-exigencia. Al compararnos con los demás generamos creencias erróneas y accionamos de maneras que al final generan malestar”. Añadió la especialista.

Imagen de Pinterest

EBM- ¿Cuáles son las consecuencias de la híper-productividad?

AP- El cansancio excesivo innecesario, creencias erróneas sobre mí mismo, sobre lo que necesito, sobre lo que quiero, por lo que hace que me trace objetivos que no están alineados con mi verdadera motivación, con lo que realmente quiero. A veces también queremos hacer muchas cosas, pero no las terminamos haciendo bien, por eso yo me enfoco en que es mejor proponerse hacer dos cosas y hacerlas bien y a partir de allí ir paso a paso.

Como estrategia para este tema de la consecuencia, es mejor trazarse objetivos a corto plazo, es decir, un objetivo por día u objetivos semanales, pero no llegar al extremo de proponernos objetivos a largo plazo porque no está de acuerdo con la realidad que estamos viviendo y además tenemos fluctuaciones normales y emocionales en este momento.

Imagen de Pinterest

Está bien no querer hacer nada porque nos estaríamos adaptando a nuestra propia realidad, a nuestro propio auto-conocimiento, está bien no tener ganas de hacer mil cosas y no hacerlas, porque yo me conozco y yo sé lo que quiero y lo que no quiero en este momento, además de que cada quien tiene situaciones y trasfondos distintos, quizá este momento de cuarentena les está sirviendo a muchos precisamente para descansar porque su vida había estado muy ajetreada y muy enfocada a pensar más en lo externo que en lo interno.

“Es fundamental pausar, dar dos pasos atrás y preguntarnos qué es lo que realmente queremos y qué es lo que no”

Imagen de Pinterest

A la gente le da miedo expresarse, ver hacia adentro, preguntarse a qué le temen, por qué sufren, ver sus emociones, sus sentimientos, el por qué de muchas cosas y es que, desde allí debemos empezar para generar el auto-conocimiento y el mayor bienestar.

Si en estos momentos de cuarentena no sentimos ganas de hacer cosas es porque somos seres humanos, en general pasamos por diferentes emociones, como lo demuestra la película Inside out.

Necesitamos pasar por todas las emociones y no tiene nada de “raro” o de “loco”, está bien, es normal, lo que se torna malo, es cuando te quedas pegado en una emoción mucho tiempo y te empieza a causar malestar. Las emociones positivas y las negativas, son necesarias en cualquier momento de nuestra vida, aparte depende de la situación.

Las emociones se adaptan a lo que necesitemos, van a estar allí y eso está bien. Un día podemos estar con ganas de hacer muchas cosas y en otro solo queremos descansar porque también nos agotamos mentalmente. En este momento de confinamiento es muy común tener fluctuaciones emocionales.

Imagen de Pinterest

Ahora, con todo esto no queremos invitarte a que te quedes por siempre en el sofá y que no tengas la iniciativa de iniciar tus proyectos (por favor sin extremos), solo nos gustaría que te comprendas, que aceptes que está bien no querer hacer todo lo que aparece en redes sociales, está bien no hacer todo lo que hacen los demás. Como dice la psicóloga, practica principalmente el auto-conocimiento, escúchate y así realmente sabrás lo que quieres hacer. En este momento lo mejor que puedes hacer es cuidarte.

Recuerda, no estamos encerrados en casa, estamos a salvo. Esto lo leí y me encantó porque definitivamente, todo depende de la perspectiva con la que miramos las cosas.

¡Estamos contigo!

Portada

  • En Boga TV

    DESCARGA GRATIS

    Guía Para aprender a hacer un sururú