La diseñadora Orianna Zancanaro nos demuestra cómo el sector de moda se reinventa durante el confinamiento

La fundadora de la marca Zancanaro y creadora del evento Magnolia Showroom, Orianna Zancanaro, nos habla sobre cómo ha mantenido su misión a distancia durante esta cuarentena. Recordamos que Magnolia Showroom es una Fashion Experience, que reúne a muchas marcas en un solo espacio durante dos días, y su edición #14, que habría sido celebrada el 27 y 28 de marzo en Madrid, ha sido pospuesta por el estado de alarma debido al Covid-19.

Flyer Edición #14 de Magnolia Showroom

Sin embargo, como toda empresaria, ha logrado reinventarse y mantener su aporte en el sector de la moda.

El concepto y la misión con Magnolia Showroom es el reunir a muchas marcas en un mismo espacio para dar a conocer el talento de muchos diseñadores. Ahora, en este momento de pausa…

EBM- ¿Qué estás haciendo para mantenerte conectada con tus marcas y clientes?

OZ- Desde que comenzó todo el confinamiento mi primera necesidad fue ser solidaria y de alguna manera poder servir con todos mis conocimientos tanto a la gente que me sigue, como a mis clientes.

La primera iniciativa que tuve fue la de hacer asesorías de consultoría gratuitas a marcas emergentes para ayudarlas en el crecimiento y desarrollo de sus proyectos, tanto en la parte creativa, como de gestión empresarial. Al notar que había sido provechoso para las marcas, me di cuenta de que también era importante conectar con nuestros clientes y con toda nuestra audiencia de una manera distinta a como lo veníamos haciendo, así que decidí comenzar a generar contenido de bienestar y contenido positivo a nivel educativo, además de siempre seguir dando visibilidad a las marcas que forman parte de Magnolia Showroom. También ha sido un momento importante para educar a nuestros clientes sobre la importancia de comprar a marcas locales y sobre porque escoger a marcas de Slow Fashion en lugar de Fast Fashion.

EBM- ¿Qué canal o medios efectivos has usado para lograr tu misión en este momento?

OZ-Mi única misión en este momento ha sido poder ser útil para los demás, compartiendo todos mis conocimientos en mis plataformas y con mi red de contactos. Así que decidí generar material educativo de apoyo y de bienestar a través de un nuevo formato llamado Magnolia Couch Talky Zancanaro Talks, en donde distintos profesionales en los que confío plenamente de áreas como la moda, relaciones públicas, consultores, editores de revista y psicólogos, están invitados a dar una conversación de temas que puedan ser contenido de valor tanto para nuestros clientes como para nuestras marcas. La receptividad ha sido muy buena y eso me motiva a seguir generando iniciativas de de este tipo.

EBM- Recientemente propusiste un evento online llamado Sinergia Creativa, ¿En qué consiste? ¿Crees que las personas necesitan mucho de este tipo de iniciativas en este momento?

OZ-Esta es una iniciativa que nació sin darme cuenta, porque estos días de la cuarentena lo único que me ha motivado ha sido tener una buena conversación con gente a la que admiro y escuchar historias de valor acerca de sus trayectorias. Y lo que comencé a hacer fue conectar con todas esas personas que de repente con la rutina del día a día no habían tenido el tiempo y no solamente con personas con mucha más experiencia que yo, sino también marcas y profesionales a los que pudieran servirles mis conocimientos en sus proyectos.

He estado conversando desde con Eva Hughes a quien admiro muchísimo, hasta marcas pequeñas a las que he estado asesorando y me di cuenta de que eso es lo que me hace sentir bien, así que lo continuaré haciendo. Hasta dije “si esto ha sido tan provechoso y productivo para mí, por qué no lo traslado a un formato de evento online donde toda mi red de contactos tenga la oportunidad de conectar de la misma manera que lo estoy haciendo yo“, y así fue cómo surgió la iniciativa de Sinergia Creativa, un espacio dedicado a creativos para que puedan conectar, contar sus historias y colaborar.

Flyer Evento online

Sin duda creo que la gente necesita este tipo de iniciativas no solamente ahora, sino siempre. Es imprescindible mantenernos conectados con personas que trabajen en nuestro mismo sector no solamente para mantenernos creativos sino para crecer como profesionales, es momento de apoyarnos de manera desinteresada y que entendamos que siempre juntos podemos lograr más cosas que solos.

EBM- En tu visión como diseñadora, háblanos sobre la moda sostenible y su impacto en la industria.

El Slow Fashion es algo con lo que he venido trabajando durante estos últimos años, parte del proceso de curaduría y selección de las marcas que escogemos para nuestros eventos está basado en seleccionar marcas que trabajen de manera ética, es decir, respetando a sus trabajadores y la manera que producen, marcas que busquen elaborar productos con bases textiles ecológicas y sostenibles, marcas de Slow Fashion que elaboren piezas duraderas en el tiempo y que no sean piezas de usar y tirar.

Imagen: Instagram Magnolia Showroom

Creo que la moda, no solamente emergente, va a dar y esta dando pasos importantes hacia la sostenibilidad,  nuestras circunstancias nos lo están exigiendo, el planeta lo está pidiendo y tenemos que escucharlo. Marcas como Armani están considerando hacer menos colecciones al año, marcas como Marc Jacobs, manifiestan que es innecesario y agotador a nivel creativo el  crear tantas colecciones, tantos desfiles, los periodistas se cansan, no pueden cubrir todo, es un calendario muy ajustado que agota la creatividad, es mucho tiempo, material y energía. 

Creo que si el sistema no cambia, nosotros haremos que cambie, considero que es un momento en el que la moda puede decir: “no somos un sector que está aquí solo para ser banal, somos una industria con propósito y necesaria”, y demostrar que somos un sector valioso. Tenemos que cuestionarnos el papel que jugamos en este momento, no solo revisar las tendencias o cómo nos vestiremos en el futuro, también revisar nuestro propósito.

Incluso para mi marca Zancanaro ha sido un momento importante de entender y darme cuenta de que no tengo que producir una cantidad grande de colecciones al año si no es necesario, por ejemplo, los productos de mi marca son atemporales y muy clásicos y en ocasiones fijándome en las grandes marcas, me he exigido mucho en cuanto a que tengo que producir más al año o crear más referencias y en realidad, me he dado cuenta de que no es así porque afortunadamente tengo un producto que te puede servir tanto hoy, como en 10 años y ahora es que me estoy dando cuenta de la propuesta de valor que tiene mi marca.

Imagen: Instagram Zancanaro @zancanaro

Zancanaro no es una marca que está produciendo en grandes cantidades y gastando material solamente por responder a un mercado consumista. Hoy en día, me doy cuenta de que tengo una marca consciente con el medio ambiente y que más bien, estoy enseñando a mi consumidor a apreciar lo que es tener una buena pieza en el armario, una pieza que no es de usar y tirar, que te va a durar años y en la cual, vale la pena invertir más que seguir respondiendo a la moda desechable que sigue afectando tanto a nuestro planeta. Es muy satisfactorio saber que estos clientes compran una pieza de Zancanaro no solamente por el diseño, sino por saber que es una pieza de valor, sé que muchos aprecian la historia y el trabajo que hay detrás de cada una de nuestras prendas, creo que todas las marcas de Slow Fashion cada vez vamos más hacia la creación de colecciones cápsulas y con esta filosofía.

Portada

  • En Boga TV