Las vidas importan

“No puedo respirar”… Esas fueron las últimas palabras de George Floyd, un afroamericano de 46 años, quien fue víctima de la injusticia de un policía en Minneapolis, cuando utilizó exceso de fuerza al poner su pierna sobre el cuello de George, muchas de las personas alrededor del lugar grabaron lo ocurrido en sus teléfonos, algunos de ellos le gritaban al oficial que le retirara la pierna del cuello,  que revisara sus signos vitales, todos esos gritos y súplicas fueron en vano.

Otros tres policías observaban lo ocurrido sin intervenir. Fueron 8:46 minutos los que pasaron, hasta que George Floyd murió por asfixia a manos de las personas que están obligados a protegerlo.

Fueron 8:46 minutos de angustia donde George llamaba a su madre por ayuda, 8:46 minutos de dolor.

Foto: Cosmopolitam Magazine

Este incidente comenzó cuando el dueño de una tienda creyó que el Sr. Floyd hizo compras en su establecimiento con un billete de $20 falso y llamó a la policía, al final el billete resultó ser verdadero.

Los videos que muchas personas subieron a las redes sociales muestran que George Floyd no opuso resistencia a la policía.

¿Cómo algo tan simple?, cómo llamar a la policía por un supuesto billete falso terminó en algo tan trágico.

Foto: Style Magazine

Y la respuesta es el racismo, ¡Sí! ser un hombre negro y tener un encuentro con la policía muchas veces tiene desenlaces fatales.

El prestigioso periódico The New York Times, escribió un artículo de cómo los policías en Minneapolis usan fuerza excesiva contra los afroamericanos (negros), siete veces más que cuando tienen incidentes con personas blancas.

Alrededor del 20% de los residentes de Minneapolis son personas afroamericanas, que son aproximadamente 430,000 habitantes. 

Desde el 2015, la policía a documentado 11,500 incidentes, donde se vieron forzados a utilizar un tipo de fuerza, de estos casos al menos 6,650 fueron contra personas negras.

Si comparamos estas cifras a los 2,750 casos contra personas blancas las cuales son el 60% de la población en la ciudad de Minneapolis hay una gran desigualdad y este último incidente de George Floyd desató una ola de protestas en Minneapolis y en el resto de los Estados Unidos de America.

Hasta el momento se han tendido protestas en los 50 estados del país, hablamos de ciudades grandes y políticamente liberales como Nueva York y Los Ángeles, California hasta lugares más conservadores como Texas y Virgina.

El común denominador de estas protestas es frenar los estereotipos raciales cuando de incidentes con la policía hablamos y asegurarse de que el cuerpo policial sea entrenado fuertemente cuando se trata de interacciones con minorías especialmente con los afroamericanos, que se tomen seriamente las quejas de abuso de poder y que se maneje cero tolerancia al racismo.

Estas protestas que se unen con el eslogan Black Lives Matter, en español, (Las vidas negras importan), que más que un eslogan es un movimiento formado después de la muerte de un adolescente negro Trayvon Martin, quien fue asesinado de un balazo por George Zimmerman, quien pensó que era un delincuente por el simple hecho de portar una sudadera con capucha. Zimmerman fue absuelto por una corte estadounidense.

Foto: Complex Magazine

No solo los líderes del movimiento Black lives Matter, la población en general están furiosos por las muertes que afectan a las minorías en especial a la comunidad negra.

El fin de este movimiento, es traer a la luz los abusos por parte de la policía a nivel nacional y que el simple hecho de ser negro no sea una sentencia de muerte cuando sales a la calle o aún cuando duermes en la comodidad de tu casa y la policía entre a tu vivienda y te asesine de ocho balazos como fue el caso de la paramédico de emergencias Breonna Taylor, quien fue abatida a balazos por la propia policía en una confusión.

Lo que se exige es ¡justicia!, no solo para las víctimas de estos horrorosos casos, sino para la comunidad en general.

Foto: CNN instagram

Muchos llaman a estos “Linchamientos modernos”, porque siendo sinceros este país tiene un oscuro pasado, 400 años de esclavitud que hasta el día de hoy hacen eco en nuestro diario vivir.

Si le damos un vistazo a la historia negra en los Estados Unidos de América, ha sido sangrienta, una historia que muchos historiadores trataron de crear mediante una narrativa falsa de cómo este país fue fundado en “Principios Cristianos”.

Pero la realidad, es que fue creado en genocidio, esclavitud y miles de violaciones a los derechos humanos.

Los afroamericanos fueron libres cuando se firmó la Proclamación de la emancipación en enero 01 del año 1863, pero esta no tomó efecto hasta el final de la guerra civil en los Estados Unidos, que fue dos años más tarde en 1865, un 19 de junio y el que se conoce como Juneteenth, que conmemora la liberación de los negros.

Pero, luego de esta gran batalla al ser libres el camino no ha sido fácil, desde 1,865 hasta el 1954, se sufrió lo que se llamó la era de Jim Crow, la cual segregó a la comunidad afroamericana, no podían vivir en los mismo lugares que los blancos, no tenían acceso a la misma educación que los blancos, al mismo sistema de salud, no podían tomar agua de las mismas fuentes,  se tenían que sentar en la parte de atrás en el sistema de transporte público.

Foto: Complex Magazine

Eran asesinados sin derecho a un juicio digno, eran ahorcados, quemados y fueron víctimas de muchas más atrocidades.

La aparente liberación de esclavitud no fue totalmente verdadera.

En 1954, el caso llevado a la Corte Suprema de Justicia, de Brown v Board of Education dictaminó que era inconstitucional que las escuelas estuvieran segregadas y por ende tendrían que integrarse blancos y negros,  esto trajo muchas protestas por parte de blancos que no deseaban que sus hijos compartieran aulas de enseñanza con niños afroamericanos.

No podemos olvidar a la famosa Rosa Parks, una activista afroamericana quien fue parte esencial al boicot de los buses en Montgomery, Alabama al negarse a sentarse en la parte de atrás del bus lugar que le era correspondido por ser negra.

Muchos la llaman “La primera Dama de los derechos civiles”.

El reverendo Dr. Martín Luther King Jr. Ministro Cristiano, que fue una gran figura de activismo en el movimiento de los derechos civiles en 1955, hasta 1968, cuando fue asesinado.

Dr. king en una de sus más famosos discursos “I have a Dream” (Yo tengo un sueño), habla de hacer real las promesas de democracia, que cien  años después los negros no eran libres, que tristemente seguían paralizados por los grilletes de la segregación y las cadenas de la discriminación, cien años después el negro vivía en una isla de pobreza.

Y estas palabras por Dr. king aún tienen relevancia en este 2020.

Muchos pensaron que el simple hecho de haber elegido a un afroamericano como presidente (2009-2017), habría eliminado el racismo por completo pero la realidad es otra.

Desde la toma de posesión de la actual administración según el New York Times se han reportado la mayor cantidad de casos por odio racial en 16 años.

Esto no sorprende a muchos ya que en la actualidad las personas en el poder han hecho caso omiso a lo que se está viviendo, al contrario sus plataformas han alentado a que personas con prejuicios raciales actúen,  sin temer a algún tipo de represalia.

Foto: CNN

Y estos actos de violencia racial no son exclusivamente hacia los afroamericanos sino hacia muchas minorías, algunos ejemplos muchos personas asiáticas han sido atacadas en áreas publicas con la excusa de ser los culpables de la actual pandemia que estamos viviendo.

Cientos de incidentes en la comunidad hispana con agresiones físicas y verbales, ¡Regresa a Mexico! ¡Llamaré a inmigración!, ¡habla inglés esto es America!. 

Foto: Archivo Google

La comunidad Musulmana la cual ha sido tildada como terrorista, los incidentes son muchos y llenaríamos páginas de este tipo de agresiones. 

Y es por eso que actualmente se está viviendo lo que muchos consideran un caos civil,  un caos que se está viviendo en el medio de una pandemia mundial.

La mayoría de personas que han salido a protestar aún contra las guías de la organización mundial de la salud de evitar grandes aglomeraciones debido al virus Covid-19.

Con mascarillas millones de personas salieron  a ejercer su derecho de ser escuchados  muchas de estas protestas se convirtieron en enfrentamientos violentos contra la policía, edificios quemados, vidrios rotos, ciudades con toques de queda.

Foto: Complex Magazine

Pero, si somos honestos “El racismo” es un virus aun más peligroso que el Covid-19, es ese virus que definido por el diccionario, es una ideología que defiende la superioridad de una raza frente a las demás y la necesidad de mantenerla aislada o separada de una comunidad o país. 

Foto: Complex Magazine

Es ese virus que carcome el alma de un individuo contra su hermano por el simple hecho de tener un color de piel diferente.

Y cómo la famosa educadora norteamericana Jane Elliot dijo:  “La gente racista no es estúpida, es ignorante y la respuesta para la ignorancia es la educación”. 

Y eso es una de las grandes demandas al pueblo Norteamericano que la gente se auto examine, se eduque, que lea, que aprenda, que no olvidemos la historia y que cientos de años más tarde el pueblo afroamericano sigue sufriendo injusticias, racismo y discriminación. Y en las palabras del poeta y filósofo español Jorge Agustín Nicolas Ruiz “ Quién olvida su historia está condenado a repetirla”

Foto: NBC News

Tenemos que aprender que tenemos mucho más en común que lo que nos divide.

El amor por nuestra familia, la pasión por luchar por nuestros sueños. 

También como la profesora Elliot dice “debemos de enseñar qué hay una sola raza la Raza Humana”. 

A pesar que el sentimiento de tristeza, luto, desesperación, enojo e impotencia invade nuestros corazones. 

Aunque hay momentos que se cuestiona si todo esto vale la pena, si el manifestar, el tratar de educar a la población, el llamar a los representantes en el gobierno traerá algún cambio.

Foto: NBC News

A pesar de todo esto hay un rayo de esperanza, se sigue en la lucha, se cree que los buenos somos más y que seguiremos usando nuestras plataformas para influenciar esta generación y las venideras.

 Les enseñaremos que la diferencia del color de piel es solo una variación por el exceso de la melanina o la falta de ella. Y que juzgamos a los demás basados en su carácter y la forma que tratan a su prójimo y no por el color de piel o de la raza. 

Creemos que somos una generación que luchará día a día para cerrar esa brecha que existe, ese muro que nos divide, esos prejuicios que hacen que algunos crean que son superiores a otros.

A nuestros hermanos afroamericanos, estamos con ustedes, los amamos, sufrimos su dolor y gritaremos a toda fuerza Black lives Matter, hasta que exista una igualdad. 

Portada

  • En Boga TV