Una nueva esperanza para los niños que padecen cáncer

Fuente: Infobae.com

    El cáncer infantil es uno de los campos más delicados de la medicina mundial y en lo que los profesionales invierten más esfuerzo para encontrar nuevos avances. En el caso de un grupo de especialistas del Hospital de niños de Filadelfia, obtuvieron avances en la lucha contra ciertos tipos de cáncer mediante la manipulación de células jóvenes T.

    Un conjunto de los mejores oncólogos del hospital estadounidense detectó que los pacientes pueden encontrar mejoras mediante el trabajo sobre unos subtipos específicos de las células T, que atacan enfermedades como la leucemia linfoblástica aguda o el linfoma.

   “Nuestro descubrimiento más importante es que las células T más jóvenes son absolutamente importantes para la inmunoterapia mediante las células T”, destacó el oncólogo pediatra David Barrett, uno de los líderes del estudio.

     LAS “CÉLULAS T” DEBEN SER EXTRAÍDAS ANTES DE LAS SESIONES DE QUIMIOTERAPIA Y REINSERTADAS EN EL ORGANISMO LUEGO DEL TRATAMIENTO.

    “Es un dato que puede llegar a ser prometedor, pero todavía le falta mucho tiempo de investigación y análisis. Todo lo que sea inmunoterapia y tratar de estimular la inmunidad del paciente es un trabajo en desarrollo de los últimos años. Todavía falta mucho camino para que se pueda aplicar efectivamente pero siempre es valorable que aparezcan avances”, explicó con mesura a Infobae la oncóloga responsable de leucemia y linfomas en el Hospital de niños Juan Garrahan, Marisa Felice.

     El estudio, publicado en la prestigiosa revista Science Translational Medicine, surgió como una fase avanzada de una investigación previa del doctor Stephen Grupp sobre el tratamiento mediante células T en niños con leucemia linfoblástica aguda refractoria. Esa terapia mediante células T se refiere a la manipulación del propio sistema inmune de los niños: se eligieron unos subtipos específicos de las células, se las modificó y éstas atacaron con éxito a las células B, otras células inmunes que se vuelven cancerígenas en algunos tipos de cáncer.

    “Basicamente, el estudio refleja que es mejor aplicar el tratamiento sobre las células más inmaduras del organismos porque éstas pueden ‘aprender’ sus nuevas funciones de una manera más fácil. Por eso se apela a las células madre”, describió Felice.

    Además, se detectó que mediante la adición de las proteínas interleucina 7 y la interleucina 15 se logró una expansión de las células madre de memoria central tanto en los casos de leucemia como los del linfoma.

Portada

  • En Boga TV

    DESCARGA GRATIS

    Guía Para aprender a hacer un sururú